domingo, 17 de enero de 2010

PALACIO MUNICIPAL





Dentro del programa de restauración y revitalización del casco histórico de Ciudad Bolívar (Monumento Público Nacional) figura un inmueble de estilo neoclásico que ha sido rescatado para sede de la Alcaldía y Concejo Municipal. Tal es el antiguo hospital “Ruiz y Páez”.
El ala izquierda que amenazaba con desplomarse fue total e inalterablemente salvada y allí han sido reubicadas las oficinas del ayuntamiento que estuvieron por más de veinte años en el ala derecha que igualmente será objeto de restauración hasta globalizar la obra conforme a su hechura original.
Las dos alas arquitectónicas, por medio de las cuales pasa la calle Igualdad, se comunican a través de un pintoresco puente techado a la altura de la segunda planta. La casa es grande, singularmente grande y espaciosa, numerosas ventanas con arcos de medio punto, divisiones, columnas y jardines internos que cómodamente sirvieron desde el siglo diecinueve a las funciones hospitalarias que ahora se cumplen en las afueras de la ciudad en edificio moderno.
Las dos alargadas alas estaban destinadas: una a las mujeres pacientes y la otra, a los hombres. Frente al ala izquierda, tan sólo separada por la calle Concordia, se construyó el edificio del Hospital de Niños, para 1987 reducido a escombros, pero con la fachada intacta y que terminó salvando el Gobierno de España que había adquirido once casas en el casco de la ciudad con ese propósito.
Restaurar el ala izquierda de la actual sede municipal costó un poco más de seis millones de bolívares en el lapso de cinco años que duraron los trabajos iniciados por el entonces presidente edilicio Elías Inatty. Los trabajos continuaron después con René Silva Larogo, Jesús Palermo y finalmente con Ligia Pulido de Macías, quien terminó de ponerlo en servicio en el mes de febrero. Cabe mencionar que antes de la Municipalidad fijar su asiento en el noble edificio, funcionó allí la Escuela Técnica Industrial, transferida al sector de “El Cambao” luego de una batalla a fuego limpio entre estudiantes y policías.